SOCIALISTAS DE IZQUIERDA, SOCIALISTAS COMO ALLENDE


NUEVO CONSENSO LIBERAL EN MARCHA
mayo 18, 2009, 7:32 am
Filed under: Arrate Presidente, SOCIALISTAS ALLENDISTAS

NUEVO CONSENSO LIBERAL EN MARCHAGuti1.jpg

por Eduardo Gutiérrez

Al parecer la crisis política se sobrepuso a la crisis económica de una forma distinta y anticipada a como muchos pensaron. La crisis económica mundial del modelo neoliberal esta dando paso, antes de que se despliegue en toda su magnitud en nuestra propia realidad a una crisis política en los partidos y conglomerados que sostienen el modelo. La consigna es: no hay que esperar que la debacle genere el riesgo de la inestabilidad del modelo. Hay que reconstruir el consenso liberal con nuevos actores.

Hoy la crisis mundial, a pesar de sus repercusiones en cesantes y pérdidas patrimoniales del estado chileno (600 millones de dólares de los fondos soberanos del cobre) y de las cuantiosas perdidas de los fondos de pensiones (40.000 millones de dólares), mantiene inmutables -hasta ahora- a los cientos de miles de perjudicados. Pero la crisis política, no ya la guerra ni la violencia (como en la crisis de 1982 o la 1878)- hizo su aparición con todo ímpetu. Pero una crisis política sui generis, que se sitúa no en el la conducción del Gobierno (Bachelet sube su adhesión ciudadana como espuma) sino en la estructura base del sistema político: los partidos y los conglomerados. Estos deben anticiparse a la crisis y la sola existencia de candidatos y programas no bastan: hay que crear ahora las nuevas alianzas políticas que salven el modelo. Y no lo están haciendo.

La derecha tiene candidato, mucha plata y puntea en las encuestas (la mayoría de sus propias empresas). Pero tiene instalada su crisis por la disputa de la hegemonía interna no resuelta entre los sectores liberales de Piñera y los conservadores de la UDI. Sin embargo, como ocurrió en las viejas disputas de la oligarquía y la vieja burguesía de fines del siglo XIX tienen un acuerdo básico y fundamental: mantener el modelo económico neoliberal incólume. No es el clericalismo versus el secularismo de antaño lo que los separa. Son las viejas desconfianzas que afloran y que pueden proyectarse en una nueva alianza trasversal liberal hacia el centro político donde la UDI quedaría en el extremo derecho. Piñera Presidente, sin un círculo cerrado conservador sería un cheque en blanco para un liberalismo que podría reformar el sistema político, estimular nuevas reformas y crear un nuevo referente más refrescante que los viejos estandartes pinochetistas de la UDI. La pataleta de Longueira no solo es la respuesta al nuevo “referente” con Flores y Schaulsson sino al peligro de una nueva futura alianza política menos ultramontana.

La Concertación también tiene candidato. Cada día más aislado en su interior y con una izquierda desgajada por fuera. Sin entusiasmar a sus más cercanos, los del segundo círculo se van descolgando con cualquier subterfugio y tratando de sacar dividendos tras sus propias candidaturas a senadores y diputados sin entender el problema real que tampoco Frei es capaz de expresar. El último subterfugio lo dio la puesta en escena de Marco Enríquez (es muy probable que sin quererlo). Pero la publicación de su programa , dio la pauta de la transversalidad neoliberal que se comienza a construir de la mano de la farándula y que candidatos como Frei y Piñera son incapaces de organizar o expresar, salvo las señales políticas de pactos por omisión hacia el P.C. desde la Concertación o del nuevo referente por el cambio con Flores y Schaulsson propuesto por Piñera.

Enríquez-Ominami, fue pauteado para dar el puntapié inicial de un gran acuerdo que amplíe el consenso liberal en crisis que considere a la derecha de Piñera y sus nuevos aliados (por eso su cercanía con Flores) y al conservadurismo de Frei en la Concertación.

(¿Privatizar el 10% de lo que queda del Cobre chileno, Codelco, no es acaso una operación de apoyo transversal neoliberal, una segunda etapa de la privatización del 70% del cobre que la Concertación inició en 1993?, ¿flexibilidad laboral para dejar de percibir las indemnizaciones a cambio de un seguro de cesantía no es lo que quieren los empresarios y lo que propuso Carlos Ominami en el seno del P.S. hace algunos años atrás? Si la manipulación de Marco Enríquez por parte de los cerebros derechistas que le financian su campaña no es esto, ¿entonces, qué es?)

El nuevo consenso neoliberal requiere una izquierda dócil. Uno o dos candidatos para romper la exclusión real bien vale un acuerdo para salvar y oxigenar el sistema. El candidato socialista Jorge Arrate es el peligro real. A él hay que acallar y desdibujar. Alejandro Navarro, demasiado díscolo y demasiado socialista, pero sin respaldo, dejo de ser un peligro. Fuera de las encuestas y al ostracismo junto con Arrate. La derecha y el centro político deciden quien es el verdadero “izquierdista” de hoy, el nuevo renovado, ya no socialdemócrata sino liberal. De la mano de New Deal de Obama, con el apoyo del Brown Inglés, con la simpatía de nuestra querida Michelle apoyando a Frei y exigiendo ordenamiento, con el carisma y la juventud de Marco (solo falta la bendición Papal que ya vendrá) todo es posible.


Dejar un comentario so far
Deja un comentario



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s